Estar enamorada(o) y tener pareja te engorda 7 kilos al año aproximadamente.

Muchos seguramente pensarán que es solo una creencia que el tener una relación romántica provoca un aumento de peso notable. Sin embargo, un reciente estudio de la Universidad de Queensland demuestra que esta teoría no es solo un mito, sino todo lo contrario.

Dicho estudio indica que enamorarse y tener una pareja podría hacerte engordar entre 6 a 7 kilos. ¿El motivo?

Por que engordamos al tener una pareja


Pues la explicación sería que al tener una pareja estable cambia el ritmo de vida de ambos, por ejemplo, es bastante común que se vuelvan sedentarios, que dejen de lado el ejercitarse continuamente como cuando estaban solos.

Otra razón, sería también el cambio de actividades en lo que respecta al ocio, generalmente las mujeres suelen ir al gimnasio, inscribirse en clases de baile, etc. en el caso de los varones en su gran mayoría disfrutan de practicar deportes con sus amigos, actividades que generalmente se ponen de lado al tener pareja, ya que muchas veces prefieren quedarse en la cama todo el día, ir a comer, ir al cine, hacer picnic, todas estas con algo en común ¡la comida!, es así como paulatinamente, tanto el amor como sus tallas van incrementando.

Otro estudio, también reveló algo muy importante con respecto a las discusiones, y es que no se puede negar que al tener pareja es mucho más probable el tener diferencias. La Universidad de Ohio comprobó que aquellas parejas que discuten más, queman menos calorías e incluso llegan a tener mayores niveles de insulina y triglicéridos después de ingerir alguna comida pesada.

Este cambio de vida puede afectar tanto que incluso se ha comprobado que las recién casadas aumentan casi 11 kilos y sus esposos al menos unos 13,6 kilos.

Dato curioso:

El centro Nacional de Biotecnología de la Información, realizó un experimento con unas 169 parejas estadounidenses, como resultado se confirmó que las parejas más felices fueron aquellas que ganaron peso, mientras que aquellas que se sentían insatisfechas mantuvieron sus tallas, Sarah Novak una de las encargadas de realizar dicho estudio explicó el motivo: “Cuando la prioridad no es seducir al otro, porque ya lo tenemos, perdemos interés en parecer atractivos”, y es que los solteros tienen más razones para mantenerse en forma ya que en su gran mayoría están buscando una pareja.

Finalmente, podríamos concluir y resumir todo en tres motivos: el periodo de relajación, las discusiones y el embarazo (el cual no solo afecta a la mujer sino también a su pareja).

Fuentes y referencias:

Universidad de Queensland
Universidad de Ohio
- Centro Nacional de Biotecnología